Carlos Moreira

Cuando era pequeño pensaba que de mayor serí­a un gran artista, pero pronto me dí­ cuenta de que para eso hacía falta talento. Y yo talante tenía mucho, pero talento artístico, poco. Así­ que decidí­ buscarme otro destino prometedor: el deporte.

Probé el fútbol, el baloncesto, la natación, el atletismo, el voleibol y hasta el taekwondo. Imposible, el ejercicio fí­sico era para mí como el inglés para cualquier político español: la eterna asignatura pendiente. Desesperado por encontrar una nueva vocación, la solución me llegó de bien lejos: Oriente. Sí­, fueron los Reyes Magos quienes me regalaron a mis tiernos 8 años una fabulosa cámara de vídeo que desveló mi gran pasión oculta: contar historias.

Empecé de la forma más humilde posible; perseguía a mi abuela por toda la casa haciéndole entrevistas. Aunque claro, no conseguía grandes titulares más allá de: “qué caros están los tomates“. Sin duda, grandes aportaciones dignas de portada que me ayudaron a superar mi trauma: nunca serí­a ni un deportista de élite ni un laureado artista.

Desde entonces, busco mi espacio para contar historias. Y así­ he acabado, en El Extrarradio.

Comparte El Extrarradio

3 comentarios en “Carlos Moreira”

  1. Yoli dice:

    Me declaro FAN ABSOLUTA de ” Y yo talante tenía mucho, pero talento artístico, poco”.

  2. Mihoko Sugita dice:

    ¡Y yo!!!!!! Don Moreira!!!!!!!

  3. Ángel dice:

    Talante y talento, sin descubrir aún, pero todo llegará. Lo mejor siempre está por venir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *